¿Eres un zombí político?

Esta nueva enfermedad está afectando a un porcentaje incierto de la población, ¿y tú sabes si eres un zombi político? ¿No? Bueno, no te preocupes porque tenemos una lista de síntomas para ayudarte a descartar que seas un zombi político.

1.-Perdida de capacidad para efectuar lectura de comprensión o incluso alexia psicosomatica
No lees o no puedes leer en su totalidad los artículos o comentarios con puntos de vista diferentes a los tuyos simplemente porque los títulos o las primeras líneas parecen atacar tus creencias y los críticas duramente basándote en esta opinión sin bases.

2.-Perdida de capacidad para ejercer pensamiento crítico
No eres capaz de analizar situaciones de manera individual basándose en los méritos o deméritos del caso, sino que sin ninguna información fidedigna aceptas sin reservas el juicio que tus allegados, representantes, superiores o con la opinión de la población determinada con la que te identificas. Es una renuncia a pensar por ti mismo.

3.-Radicalización de puntos de vista

Sólo eres capaz de ver a todas las situaciones o a las personas bajo el matiz de blanco o negro, sólo hay amigos o enemigos, o estás a mi favor o estás en mi contra. Cualquier opinión diferente a la propia debe ser estigmatizada y ridiculizada sin escuchar o siquiera tratar de entender a ninguno de los argumentos. Sobre simplificación de las complejas circunstancias socio-políticas a un paradigma de buenos contra malos, pobres contra ricos.

4.-Complejo de Dios

Incapacidad de reconocer errores y planteamientos erróneos. No hay puntos intermedios, no hay compromisos, no hay el otro lado, no hay más verdad que la suya la cuál es tan incuestionable como si usted fuera Dios. Es una total incapacidad para admitir el mundo en su diversidad y para aprender de los otros.

5.-Pérdida de sentido común

Su actitud es siempre inflexible, al punto de no considerar ni la lógica, ni la moral imperante ni mucho menos el sentido común. Las leyes del funcionamiento del universo no aplican ni a usted ni a sus ídolos.

6.-Comportamientos obsesivos-agresivos

Continuamente siente que debe validar o invalidar sus creencias ante todas las personas ya sea que las conozca o no especialmente en redes sociales y cuando su razonamiento no es suficiente para justificar y defender sus creencias recurre a la agresión, ridiculización y descalificación juzgando celo inquisitorial a los demás personas como si fueran herejes actuando de forma cotidiana como fiscal o juez de la verdad.

7.-Perdida de identidad propia

Caracterizada tanto por un desprecio por la individualidad ajena como por un exacerbada absorción de un identidad o ideología colectiva como reemplazo de su propia identidad. El pertenecer a un partido o grupo social se ha convertido en un “factor estructurante” de su personalidad y su “esencia vivificadora”. Usted no existe fuera de este panorama y tampoco quiere que los demás existan fuera de él reforzando la idea de estás conmigo o en mi contra.

8.-Padece de Plutofobia o Aporofobia

En ambos extremos del espectro ambas patologías sociales son básicamente, miedo, rechazo u odio a los ricos (plutofobia) o a los pobres (aporofobia).

¿Cómo se si sufro de aporofobia? Fácil si usted actúa bajo la presuposición de que ser pobre o no es fundamentalmente una cuestión de actitud personal y de fuerza de voluntad y que variables que escapan al control del individuo como la renta familiar, el país de nacimiento, la salud de los padres e incluso el CI de estos no tienen injerencia en ello.

Ciertas variantes de la ideología nacional-socialista lleva a considerar a las personas pobres individuos que no quieren adaptarse a un sistema fuertemente jerarquizado que protege a todo el mundo si se trabaja por él.

“… bajo muchas de las actitudes racistas y xenófobas que vemos cada día a nuestro alrededor, late una fobia distinta: la que nos producen los pobres, aquellos que en esta sociedad del intercambio, del dar y recibir, no parecen tener nada que ofrecernos “
Fuente: http://www.pudh.unam.mx/perseo/la-aporofobia-el-desprecio-a-los-pobres/

¿Cómo se si sufro de plutofobia? Támbién es fácil, si a usted se le da el atribuir sólo rasgos negativos de personalidad a las personas ricas y se encuentra reacio a vincular la riqueza con el esfuerzo o el logro individual usted es plutofobico.

“Para los políticos, los ricos representan menos votos por lo que no es de extrañar que el discurso político, sea tan proclive a estigmatizar a los ricos.”

Los ejemplos sobran. Cuando Hugo Chávez instauró su «revolución bolivariana» en Venezuela, muchos intelectuales le aplaudieron. América Latina se sumó a esa ola. Poco importó que, en realidad, el chavismo haya servido para multiplicar exponencialmente la pobreza y arruinar a la que fue una de las economías más prósperas de la región. La intención (denigrar de los ricos) es lo que cuenta. La plutofobia, a fin de cuentas, es una rechazo irracional. No hay que usar la cabeza.
Fuente: https://www.cambio16.com/plutofobia-cuando-la-sociedad-discrimina-a-los-ricos/

“Al que tiene miedo le engaña cualquiera; al que degusta la libertad, nadie”

9.-Ignorancia Electoral

No conoces el nombre de todos los candidatos por los que va a votar en tu localidad, ya sean gobernadores, alcaldes, diputados, senadores, etc. Mucho menos conoces sus plataformas ideológicas ni propuestas de campaña o trayectorias políticas, no sabes porque propuestas de ley votaron a favor o en contra, y no sólo de la oposición, ni siquiera las del partido por el que piensas votar lo cuál decidiste en base a familiaridad, amiguismo, compadrismo o cualquier otra razón menos una decisión informada basada en hechos y no en intestinos. Otras variantes: abstencionismo y voto de castigo.

Hay más síntomas pero creo que estos son los más visibles y reconocibles.

¿Te reconociste o reconociste a algún familiar, amigo o conocido como zombi político?

No te asustes, a diferencia de los zombies de las películas para esto si hay cura.

Te recomendamos principalmente:

  • LEER!!! De todo, noticias, libros, artículos, opiniones tanto las que coinciden con tu forma de pensar como las que consideras de oposición. Entre más leas más conocerás los temas, más ejercitaras tu cerebro, practicaras tu lectura de comprensión, resucitaras a tu sentido común y seras capaz de ofrecer argumentos con una lógica que envidiaría el mismo señor Spock.
  • Evite pensar en blanco y negro. El mundo no funciona así, hay tantos tonos de grises como circunstancias y formas de pensar. Enriquezca sus puntos de vista con las perspectivas de los demás. No cierre su mundo, ábralo.
  • Practique la Tolerancia Basta de actitudes infantiles, repitan conmigo, no debo hacer berrinches, todos tienen derecho a tener su propia opinión y si no coincide con la mía debo aprender a respetarla. No, eso no quiere decir que me voy a callar lo que pienso, pero sí que voy a dejar las actitudes de verdulera en el closet donde deben estar.
  • Practique la Participación ciudadana. Todos decimos que los políticos son el problema de México, pero ¿cuantos de nosotros en realidad participamos? ¿Les dijeron que fueran funcionarios electorales y dijeron que no? ¿Cómo va a cambiar el país si sólo nos limitamos a criticar pero no proponemos proyectos o acciones viables? ¿Cuándo fue la última vez que se tomo la molestia de reportar un bache en su colonia? ¿O de denunciar a alguien que usted sabe con pruebas que comete ilicitos?
  • Conozca las leyes. Si lo sé que flojera no estamos en la escuela, ¿pero como vamos a defender nuestros derechos si no los conocemos? Esto incluye las del INE y cualquier otro organismo con el que convivamos en nuestra vida como ciudadanos.
  • Practique la humildad. Todos somos seres humanos con virtudes y defectos, hoy puedo acertar pero mañana me puedo equivocar, somos falibles no lo olvide.Usted no es el propietario de la verdad, nadie lo es.
  • Acepte la fabilidad (capacidad de equivocarse o fallar) de todos Si, aún nuestros ídolos más queridos con todo y el altar donde los pongamos siguen siendo personas como usted y yo y se equivocan aún cuando tengan las mejores intenciones. “El camino al infierno esta sembrado de buenas intenciones”
  • Evite decisiones de intestino. Si a todos nos encanta ese sentimiento de me hago justicia por mi propia mano, o soy una fuerza imparable del destino y nadie puede detenerme pero seamos realistas no son decisiones que en la mayoría de las ocasiones nos den un beneficio real a parte de la subida de endorfinas inicial. Cómo nos decían en la TV, respire profundo, cuente hasta 10, ¿ya se calmo? Ahora sí, analice todos los ángulos y tome la decisión que más le convenga a corto, mediano y largo plazo.
  • Comprenda y acepte el precepto del fin no justifica los medios. Cuando alguien se pone a si mismo sobre la justicia llámese leyes, llámese bien común o como usted quiera eso no pinta bien para nadie.
  • Conozca de historia (en especial la de su país). Para que no le digan , para que no le cuenten, pero en serio si usted no conoce de historia directamente por los libros ¿cómo sabe que no le mienten? Dicen que el que no conoce su historía esta condenado a repetirla, ¿lo sabía?
  • Piense por sí mismo. No deje que nadie le diga como pensar, tómese su tiempo, utilice esa bella inteligencia que el universo le dio y póngala a trabajar. Que nadie le diga como votar o por quien, decidalo usted y sólo usted.
  • Viva en la realidad. Sí, a todos nos pasa, vemos el mundo con el cristal que lo queremos ver pero es perjudicial porque estamos construyendo sobre un pantano que podría no tener fondo. Si usted va por la calle y hay un bache, esa es la realidad hay un bache, y si usted lo ignora el bache no se va a ir, va a seguir allí y si pretende pasar sobre el cómo si no estuviera pues se va a caer. Vea a sus vecinos, escuche las noticias, investigue las estadísticas, conozca las razones de la marcha que lo hizo perder una hora en el tráfico. Viva en la realidad, no en su versión de la misma.
  • Sea empático. Cuando dejamos de entender o tratar de entender a los demás no sólo dejamos de ser políticamente correctos, estamos desechando la misma definición de lo que significa ser un ser humano por la ventana. El ser sensibles al dolor, frustración, tristeza y otras emociones de los demás es un reflejo de nuestra propia humanidad. Ser condescendientes, indiferentes, indolentes no es ser empáticos. Mírate al espejo, ¿sigues siendo un ser humano?

Ser un zombi-político o no depende sólo de usted.

Deja un comentario